Dónde


 

Tipo proveedor


 

Sirve a


 

Pan con vino: un maridaje casi natural

A Domingo Alonso, panadero de profesión en la localidad riojana de Cenicero, se le ocurrió un maridaje casi natural: hacer el pan de vino. La idea cuajó y ha servido como base para probar combinaciones más sugerentes aún.

¿A qué sabe el pan de vino? Con la duda no nos vamos a quedar. Esta combinación creada por Domingo Alonso, panadero de la pequeña ciudad riojalteña de Cenicero -a 20 kilómetros de Logroño-, surge de un entorno tradicionalmente vinícola y con un excedente de vino al que este panedero quería dar salida. No era la primera vez que se lanzaba a experimentar con una propuesta  bien distinta a lo original. De su horno, ‘La cigüeña cenicerense’, ya han salido el ‘pan gallego con aceite de oliva’ y el ‘pan de cerveza’. Era cuestión de tiempo que convirtiera el agua necesaria para la levadura del pan en vino... de La Rioja.

“Se trata de un pan especial de vino, muy rico y apetitoso, donde tras la cocción, el alcohol desaparece pero quedan en el pan otras propiedades saludables y un color violáceo, inédito en productos de panadería”, destaca.

Cómo se hace

Este pan de vino está hecho exactamente de la misma forma que su pan hueco pero añadiéndole vino en vez de agua. Además de su buen sabor, hay que tener en cuenta otras virtudes que acompañan a este Pan de Vino ya que el alcohol del vino se evapora, desaparece durante la cocción de la masa en el horno de leña, mientras se mantienen otras bondades con las que nos regala el vino: el resveratrol y los polifenoles, lo que lo hacen recomendable su consumo, incluso para embarazadas y niños. A este innovador panadero le costó mucho tiempo, mucho trabajo y muchas  pruebas con diferentes tipos de vino hasta que dio con el ideal para su pan, un tinto joven fermentado por maceración carbónica, del cosechero Valentín Pascual, de Cenicero.

Domingo continua investigando con otros productos alimenticios, y se animó a probar con otras bebidas; de ahí nacieron los panes de sidra, vermú, y el pan de cava, uno de los últimos en incorporarse a esta curiosa selección.

B. Rodríguez
21/12/2011