Dónde


 

Tipo proveedor


 

Sirve a


 

Cómetela cómo quieras del 11 al 13 de febrero, en Madrid

La tortilla de patatas: esa enésima maravilla culinaria

Es verla en el expositor, mirándonos... y desear hincarle el diente. La tortilla de patatas está y estará siempre presente detrás y delante de la barra de un bar, en un restaurante, como entrante, aperitivo o cena meritoria de aquel que se merece un premio al finalizar el día. No se le puede decir 'No' a una mezcla tan celebre de ingredientes tradicionales, casi simples y vitales. Pues en febrero comerás las que quieras y cómo nunca la has visto en el homenaje que le rinden en Asociación de Comerciantes del triBall (Madrid). ¡Qué te aproveche!

Con la tortilla llega la polémica, ya abierta hace algún tiempo, ¿con o sin cebolla? ¡Con cebolla por supuesto! Y con gracia, picos, regañá en Sevilla, pimientos de acompañamiento o jamón serrano; en pan; recién hecha o fría, del día después, que es como mejor sabe... Y ya para los más avanzados: con el huevo deshecho, jugosa o bien compacta. Tortilla de patatas hay una -como la paella con D.O. valenciana- pero las formas de degustarla ¡No se acaban nunca!

Por eso y por otras muchas cosas que no te cuento -como decía la canción- del 11 al 23 febrero le rinden homenaje en Madrid con una ruta gastronómica de esas de obligado cumplimiento. Son 25 locales los que participan en la I Jornada Gastronómica de la Tortilla de Patata que organiza la Asociación de Comerciantes del triBally ofrecerán su particular versión de este plato tan popular: desde la clásica tortilla a creaciones más vanguardistas para degustarla en tamaño individual, pincho o tortilla familiar.

¿Por qué una ruta para comer tortilla de patatas? Por tratarse de uno de los infalibles en la cocina de nuestros bares, a los que ahora para gusto de los más vanguardistas, y excepticismo de los fieles, se le incorporan ingredientes foráneos y exóticos como el bacalao, el chorizo ibérico, curry, trufa. Así llega la tortilla con chorizo de bellota, con pimientos verdes, vegana (sin huevo), de bacalao con ajo tostado, al horno, con salsa de curry rojo, caramelizada… acompañada de caña, cerveza artesana, vino o vermú a un precio muy especial (entre 2,50 y 4,50€).

Dónde comer una buena tortilla de patatas
Si lo tuyo es la tortilla clásica, pásate por Villaverín o La Realidad; para amantes de la tortilla campera, Casa Perico o Sidi; de sabores especiales puedes encontrarla en Rutabaga (tortilla aromática vietnamita al curry), Desengaño 13 (bacalao con ajo tostado); Taberna Agrado (con patatas y trufa) o en Cutxi (de espinacas y salsa alioli).

Para degustar varias en un solo local, tienes Eneri Taberna (tortillas con salsa de callos a la madrileña, con cebolla caramelizada o cubierta de salmón marinado) y Tamarindo (degustación de cuatro tortillas: chistorra / morcilla / setas y jamón / brócoli, queso y bacon).

En otros locales la patata da paso a otros tubérculos: batata y puerro (Bufalino) o boniatos en Ñam, Ñam. Y así hasta un sinfín de variedades: con morcilla, mojo picón, picadillo de matanza, caramelizada…

 

Para servirla, te proponemos que dejes el plato a un lado, prueba las Tablas de madera en acacia natural de Supreminox: llegar y servir o los bandejas de pizarra natural: un contraste para servir una rica tortilla de patatas, que la sofisticación vaya por dentro o por fuera.

B.Rodríguez
25/01/2016