Dónde


 

Tipo proveedor


 

Sirve a


 

Haz del corte del jamón puro arte

Cómo sacarle el máximo provecho al jamón ibérico

Para cortar un jamón ibérico hacen falta dos tipos de cuchillos admás del jamoneros: el carnicero y el tipo puntilla para el corte de la cadera... Con estos datos iniciales ya solo necesitas saber cómo obtener lo mejor de este producto de la naturaleza y la mano del hombre. Arturo Sánchez, con más de 100 años de experiencia en el sector, tiene los conocimientos necesarios para ayudarte a sacar el máximo provecho de una buena pieza de jamón ibérico.

Teniendo en cuenta de que de cada pieza de jamón se puede aprovechar hasta el 50%... Estos son los consejos que te pueden ayudar a que sea el mejor corte de tu vida. 

  • Cuchillos perfectos: bien afilados.Este es uno de los puntos claves para conseguir un buen corte.
  • El jamonero, sobre todo si lo vas a cortar en casa. Lo ideal es empezar a cortar la parte más estrecha, llamada babilla. Luego, pasaremos a cortar la parte más ancha, la maza. Así mismo, iremos pelando el jamón a medida que lo vamos consumiendo, con ayuda de la puntilla y del cuchillo carnicero.
  • Realizar el corte con cuidado: Es muy importante, para evitar posibles accidentes, que la mano que no se utilice para cortar, siempre esté fuera del alcance del filo del cuchillo.
  • Retirar la corteza y el tocino exterior: Usaremos la puntilla para retirar la corteza y la grasa de los sitios más complicados, como puede ser la cara del jamón, y la del hueso puente.
  • A la hora de cortar: Con el cuchillo jamonero, se cortan las lonchas de la maza, la parte más gruesa de la pieza. Estas deben ser tan pequeñas y finas como sea posible. La dirección del corte ha de ser uniforme.
  • Cuando se agote el jamón, dar la vuelta a la maza: Se continua cortando hasta llegar al hueso y dejarlo totalmente limpio.
  • Disposición del jamón en el plato: En el plato, las lonchas se disponen en una sola capa o ligeramente solapadas.
  • Conservar el jamón se debe proteger la zona cortada con trozos gruesos de tocino y corteza, para que la grasa superficial se mantenga siempre fresca. Además, se puede utilizar el propio tocino para restregar sobre la parte vista del jamón y darle brillo.
  • Cortar solo el que se va a consumir: Para evitar que se seque, es aconsejable no cortar más jamón ibérico del que se vaya a consumir.

 

Redacción FoodAlimentación
16/01/2015