Dónde


 

Tipo proveedor


 

Sirve a


 

El 'caviar verde' está en temporada

El guisante lágrima... Cómo y dónde probarlo

De temporada corta y limitada, el guisante lágrima es un lujo para el paladar y para los cocineros que lo tratan con todo el mimo que un manjar tan codiciado se merece. En La Tasquita de Enfrente nos han enseñado cómo disfrutarlo. No decimos más... Hay que verlo y con suerte, degustarlo.

Nos hablan del agua que contiene. de la delicadeza con que se recoge, la explosión de sabor que supone para el comensal... El guisante lágrima se recoge de manera temprana, sin darle tiempo a crecer. Así conserva en su interior una gran cantidad de agua dispuesta a explotar en la boca del comensal dejando toda la intensidad de su sabor. Es un guisante muy delicado que se caracteriza por tener una piel fina y crocante llena de azúcar y savia. Su principal característica nutricional es el alto contenido en fibra localizada sobre todo en la piel.

Cuanto más pequeño es el guisante lágrima, más especial resulta en el primer bocado y mejor se puede disfrutar de sus matices dulce sy amargos, según palabras del chef vasco Josean Alija. Sus vitaminas y nutriente invitan a comerlos crudos o o poco hechos, aliñados con un buen aceite de olica virgen extra y taquitos de jamón.

Esta delicia, a la que Juanjo López Bedmar se refiere como el caviar de la tierra y Joseán Alija como 'caviar vegetal', llega a la cocina de La Tasquita de Enfrente, como a la de otros restaurantes, procedente de un cultivo sostenible en Getaria. Esto supone un producto de primera calidad, que se recoge y pela a mano, y se recolecta únicamente durante una corta temporada. El producto es elaborado en cocina en el punto justo para que sepa como debe saber, permitiendo que él sea el principal protagonista.

 

 

Redacción Inforestauracion.com
14/04/2015