Buscar proveedores
Equipamiento

(1245 proveedores)

Dónde


 

Tipo proveedor


 

Sirve a


 

Visitamos Chi-Ton, un restaurante clandestino...

¡Sshhh! Se come en secreto

Parece increíble pero hay restaurantes que sólo determinados se ven si miras bien... Este es el caso de Chi - Ton Souvenirs, el segundo restaurante clandestino de UrbanSecrets; la primera comunidad gastronómica clandestina de Barcelona. Un lugar de encuentro para aquellos que buscan algo diferente dentro de la restauración. 

Ni el ascensor sube, ni lo que parece una puerta se abre... Chi-Ton Souvenirs está perfectamente camuflado en el subsuelo de lo que a primera vista parece una sencilla tienda de souvenirs “pensamos en una tienda de regalos por la proximidad con La Pedrera, un foco constante de visitantes y turistas en Barcelona, y más de una vez entran a preguntar por los artículos que ven en el escaparate”, explica Mónica Lopez, directora de Marketing y Desarrollo de Negocio de Urban Secrects, la primera comunidad gastronómica clandestina de Barcelona.  Sin embargo, lo que se vende en este establecimiento está muy lejos de estar al alcance de cualquiera: una experiencia gastronómica privada, diferente y sólo para miembros de un selecto club.

Se trata de que nada sea lo que parece. Es imposible que por el exterior sepas que esto es un restaurante exclusivo, con una dinámica muy peculiar y en la que grupos de amigos pueden reunirse de una forma clandestina”, explica Mónica López. Chi - Ton es uno de los dos restaurantes clandestinos que Urban Secrets tiene en la Ciudad Condal tras la apertura de Tintorería Dontell, un restaurante a la carta que por fuera refleja un local de lavado de prendas de vestir.
Hasta la web es de una tintorería, así la única manera de llegar al restaurantes es siendo miembro del grupo Urban Secrets, así cuando se reserva lo que te pedirán en la entrada del restaurante es una contraseña que será la misma para cada grupo”, explica Mónica. Chi- Ton llegó tras el éxito de Dontell, en diciembre de 2010, con la idea de ofrecer un menú degustación pensado por el chef del grupo, Xavier Ramírez de can Faba. En esta ocasión, los responsables del grupo añadieron un elemento nuevo: una sugestiva cocktelería que precede al restaurante y donde no se necesita ser socio para entrar. “Ahora estamos preparando la apertura de un tercero en el Tibidabo pero aún es un misterio el enfoque que le daremos”, nos revela Mónica.

La arquitectura, la disposición de los espacios y por supuesto el diseño de vanguarda ayudan a conformar un ambiente único y... clandestino. “El diseño estaba claro: islas con ‘show-cooking’ propios, donde un cocinero se encarga de elaborar, preparar y explicar el menú que el grupo de clientes va a probar esa noche. Esto le confiere un halo aún mayor de distinción que los socios valoran”, apunta Mónica López.

Club Clandestino
La idea partió de un concepto que no es nuevo y que cuenta con adeptos en las principales capitales del mundo: hacer de la gastronomía algo exclusivo, a través de estos restaurantes camuflados. Lo que si fue una novedad fue el matiz con el que los responsables de Urban Secrets -propiedad del Grupo Evoluciona- dotaron al proyecto: “Queríamos ser el primer club gastronómico clandestino, capaz de ofrecer las actividades más originales en los entornos más extraños y variopintos y que éstas reuniesen a un grupo selecto de personas”. Así es como Urban Secrets pone a disposición de sus miembros en su web la posibilidad de vivir una auténtica experiencia culinaria y a la vez formar parte de diferentes e interesantes actividades clandestinas en la ciudad como conciertos, catas de vino, cenas insólitas, ventas especiales, exposiciones y otras acciones que no sólo son inaccesibles para aquellos que no son miembros de la comunidad de Urban Secrets, sino que ocurren en espacios donde a simple vista no sucede nada.  


Sólo para unos pocos
Ofrecemos experiencias exclusivas destinadas sólo para los miembros y donde cada nivel -white, silver, gold- ofrece un abanico de experiencias diferentes. Lo que te ofrecemos sólo se puede conseguir en la web de Urban Secrets. No hay nada igual en ningún lugar más…”, afirma Mónica. De ahí que se trabaje con grupos reducidos. Sólo unos elegidos conocen la existencia de la actividad y no todos pueden acceder a ellas. De hecho, cada miembro puede invitar a 5 personas “aunque depende del aforo de la actividad”. Las actividades se sacan de sus espacios o contextos habituales y se llevan a lugares antagónicos “podemos celebrar una cata de quesos en un garaje, un curso de cocina en un museo... Y organizar alguna actividad a medida de nuestros socios para festejar cualquier evento”, aclara. Este es el toque de distinción que aporta: no se es consciente de que dentro está sucediendo algo de estas características.
“Hasta ahora no hay límite para hacerse socios -el número actual de socios se mantiene en secreto- , aunque en breve si que se pondrá para continuar dando valor a la exclusividad.. Para ser miembro basta con entrar en la web y solicitarlo”.

Beatriz Rodríguez
02/08/2011