Buscar proveedores
Equipamiento

(1259 proveedores)

Dónde


 

Tipo proveedor


 

Sirve a


 

Su retiro gastronómico

Cocinamos con Enric Millà en El Dien

Dice que hacer la cocina que le apetece y cómo le apetece tiene un precio: trabajar el doble. Con un proyecto “complicado pero romántico”, Enric pone sabores únicos en platos de siempre.

En la tranquilidad de la provincia de Lérida, en una antigua casa de pueblo restaurada, es donde habita la paz gastronómica del chef Enric Millà y de Diana Mejía.Nos instalamos aquí por ser mi pueblo y el de mi familia y porque conjugaba a la perfección con lo que estábamos buscando: hacer una cocina tranquila, cercana, respetando los tiempos y de ‘slow food’. Podíamos utilizar un huerto propio familiar, las gallinas, obtener los productos frescos de pequeños productores etc”. A este deseo llegó con un acreditado trabajo a sus espaldas en más de 30 restaurantes, mano a mano con Estrellas Michelín. La idea de Enric y Diana era retornar a los pequeños placeres ligados a la gastronomía de toda la vida “no sólo en la cocina también en el después, potenciando la sobremesa, que los clientes se relajen y descansen en una sala apropiada para ello”. Cinco años y

El Dien tiene un público que viene con tiempo, sin prisas y disfruta de una gastronomía que Enric ha cuidado en todos sus matices, respetando la estacionalidad de los productos “no servimos por ejemplo atún o ‘foie’ ni cualquier producto que no se elabore respetando a los animales o que provenga de una especie en peligro de extinción”. Su carta no es demasiado extensa y en sus platos hay un componente romántico que es el que marca, en definitiva, todo su proyecto “hago una cocina de sensaciones, que transmite. El alimento es nuestro medicamento lo que nos mueve y nos hace sentir bien y esto es una cocina de energías”.

Sus  ‘Caracoles a las especies con membrillo helado y tomate confitado’, que cuenta entre 8 y 10 ingredientes, es uno de los platos donde mejor se refleja todo este trabajo. “Está inspirado en el recuerdo que tenía de los caracoles con especies que nos hacía mi abuela y que servía con una picada de tomate. Tardé un año en encontrar el sabor correcto”. Enric es coherente con su trabajo “complicado pero romántico, si lo quieres denominar de alguna manera”.  Este compromiso tiene su precio: combina El Dien como asesor gastronómico de varios restaurantes “Me ha costado mucho llegar hasta aquí: mucho esfuerzo para seguir haciendo lo que estoy haciendo. Creo en lo que hago y quiero seguir con ello".

B. Rodríguez
22/09/2011